VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

PREVENCIÓN CONTRA LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

MARTHA CECILIA VILLAFUERTE

Fundadora y Directora de Red Familiar Guayaquil
Fundadora de Ecuador Por La Familia
Comunicadora Social, ProVida, Publicista
@MarthaCeciliaVL

No solo la violencia física causa daños en los seres humanos — el maltrato psicológico también es altamente dañino y traumático. Lo peor, es que muchas veces el agresor y la víctima no logran tomar conciencia de estar viviéndola.

La mayor parte de las veces además, la víctima considera que es una situación que podrá revertirse o que no es realmente importante en comparación, por ejemplo, con los golpes.

La violencia psicológica en el ámbito familiar es aquella agresión verbal de cualquier tipo hacia el cónyuge o los hijos. Principalmente, sea de quien provenga, ésta se presenta en forma de descalificaciones y menosprecio hacia el otro.

Además, independientemente de quién esté viviendo este tipo de maltrato psicológico, quien lo sufre suele, por ejemplo, deprimirse, andar estresado y, sobre todo, normalizar la situación.

Podemos definir a la VIOLENCIA INTRAFAMILIAR cuando un miembro de la familia amenaza, lastima, controla o abusa de otro miembro de la familia. La violencia intrafamiliar puede incluir violencia hacia: un adulto en una familia – por ejemplo, una pareja o cónyuge, un hijo adulto o un miembro de la familia extendida; Un adulto que solía estar en una familia – por ejemplo, una ex pareja o cónyuge. La violencia intrafamiliar a veces también se llama violencia doméstica, violencia de pareja o abuso doméstico. Es un término general utilizado para describir todos los diferentes tipos de violencia que pueden ocurrir dentro del entorno familiar:

1.- ABUSO EMOCIONAL Y PSICOLÓGICO

2.- ABUSO FÍSICO

3.- ABUSO SEXUAL

4.- ACOSO, ACECHO Y AMENAZAS

ABUSO EMOCIONAL O PSICOLÓGICO

Cuando un miembro de la familia insulta, molesta, intimida, controla o humilla a otro miembro de la familia. Incluye:

  • Constantemente gritar, insultar y poner apodos hirientes.
  • Menospreciar a alguien delante de otras personas o en privado.
  • Usar palabras para intimidar o amenazar a alguien.
  • Hacer o decir cosas para hacer que alguien se sienta confundido o inseguro.
  • Impedir que alguien pase tiempo con amigos o familiares.
  • Impedir que alguien practique su religión.
  • Atacar su autoestima menospreciando sus logros alcanzados.

ABUSO FÍSICO

Cualquier comportamiento físico dañino o controlador que un miembro de la familia utiliza hacia otro. Incluye:

  • Empujar, golpear, sacudir, abofetear, morder o asfixiar.
  • Usar armas u objetos para lastimar a alguien.
  • Dañar o destruir las pertenencias personales o propiedad inmobiliaria de alguien.
  • Lastimar o herir a otros miembros familiares de la víctima, o incluso a sus mascotas.

ABUSO SEXUAL

Cualquier comportamiento sexual no deseado por parte de un miembro de la familia hacia otro. Incluye:

  • Amenazar o intimidar a alguien en actividades sexuales sin su consentimiento.
  • Forzar a alguien a ver imágenes sexuales o contenido explícito que no quiere ver.
  • Compartir imágenes sexuales o contenido privado sobre alguien sin su consentimiento.
  • Forzar a tener relaciones íntimas con otra persona en contra de su voluntad.
  • Tener relaciones sexuales con otra persona sin su consentimiento.

ACOSO, ACECHO Y AMENAZAS DE DAÑO

Es un comportamiento no deseado con otra persona, tal como:

  • Seguir constantemente a alguien para ver a dónde va o con quién está.
  • Hacer seguimiento de sus llamadas telefónicas o ubicación geográfica a través de alguna aplicación que ha instalado en su teléfono.
  • Llamar o enviar mensajes de texto insistentemente a alguien.
  • Amenazar con hacer daño alguien cercano a su víctima.

Otros tipos de abuso incluyen ABUSO FINANCIERO. Esto puede incluir no dejar que alguien tenga dinero o usar el dinero de alguien en contra de sus intereses.

ENTONCES, ¿CÓMO PREVENIR LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR?

Es necesario que cuenten con el apoyo incondicional de sus padres. Ellos son los primeros encargados de transmitir valores y principios coherentes con su estilo de vida y les puedan demostrar, momento a momento, que les enseñan, apoyan, acompañan, validan, refuerzan y guían. Que sean modelos y proporcionen atención y seguridad constantes.

El rol de los padres debe ser sostener, proporcionar autonomía y creer en sus capacidades y potencial de desarrollo, observar y reconocer sus fortalezas. Les invitan a pensar y reflexionar sin cohibir ni censurar sus opiniones. Les enseñan a relacionarse mediante habilidades sociales sanas que les permiten tener un grupo de referencia. Les enseñan gratitud, entusiasmo, optimismo, empatía y persistencia. Les apoyan personal, familiar, escolar y socialmente. Les enseñan a ser buenas personas, sin condiciones ni etiquetas, garantizando su salud física y mental.

Nuestra labor formativa abarca tanto a los hijos, como a los padres, pues es la única forma de garantizar una sociedad que realmente se encargue de velar por su principal motor: La Familia.

Todos podemos aportar nuestro granito de arena, no solo dentro de cada uno de nuestros hogares, sino también en nuestra sociedad. Estamos en el momento preciso para activarnos como ESCUDEROS DE LA VIDA, DEFENSORES DE LA FAMILIA.